¿Qué es un futón?

Los futones son un tipo de colchón usado en Japón desde hace cientos de años, es de unos 5cm de altura aproximadamente y están rellenos de algodón o un material sintético.

En Occidente el futón ha tomado forma de un sofá cama, con una base o bastidor de madera, sobre del cual descansa un colchón o futón grueso (de unos 15 m), relleno de algodón (que es una de las características del futón).

LA HISTORIA DEL FUTÓN

La historia del futón como sofá cama, fuera de Japón, comienza en la década de 1970, cuando un fabricante de muebles danés, Ulrik Sørensen, hizo los primeros sofá camas con acojinamiento de algodón.

Una década después, en 1982, el carpintero estadounidense de Massachusetts, William Brouwer, a su regreso de un viaje a Japón, sorprendido de la comodidad de los futones y el algódon, así como su flexibilidad, creo el primer futón como lo conocemos.

Casi cuarenta años después la historia del futón, sigue y se ha diseminado por casi todo el mundo, en países como Estados Unidos de América, Canadá, México, Argentina, Brasil, Chile, Trinidad y Tobago, Rumanía, Inglaterra, Dinamarca, Italia, España, Francia, Australia, China, Filipinas, Malasia, e Indonesia. Y en cada uno de estos países se le ha dado un trato y aspecto diferente de acuerdo a las maderas, estilos y materiales de cada lugar.

¿CÓMO CUIDAR TU FUTÓN?

1. MANTENERLO LIMPIO. Sonará básico y lo es. Por eso aspirarlo regularmente, al menos una vez por mes por ambos lados, es escencial. Pues al estar rellenos de algodón, requieren de esto para sustraer el polvo que acumula.
2. ROTARLO, esto es darle la vuelta. Como si fuera un colchón, para que el relleno se compacte de pareja. Por esta razón recomendamos rotar el futón 8 o 10 veces por año.
3. HACERLO RESPIAR. Dos de las grandes características del algodón son: uno, la resiliencia, que es la capacidad para recuperar su estado inicial después de haber sido usado. La Transpiración, por su procedencia natural el algodón, permite que el aire fluya entre sus fibras. Por esta razón recomendamos que al menos 2 veces al año saques a orear el futón por una mañana al sol y cubierto por una sábana para que la luz solar no lo decolore. Esto ayudará a recuperar su forma original (resiliencia) y permitirá que el futón respire al estar en contacto con el aire, refrescando el algodón del interior. Recomendamos que al menos una de las ocasiones en que ponga a respirar su futón sea poco después de la temporada de lluvias, pues la humedad se concentra en esas fechas.

4. UNA FUNDA. es el accesorio ideal, para cuidar tu futón, ya que evita la mayoría de las manchas y dependiendo de la tela se puede lavar en casa o en una tintorería.

5. DARLE USO, nada hace más tuyo un mueble que usarlo, pasar tiempo en el para que tome la forma deseada.